alquiler

Que SÍ puedes pedir a tu casero al alquilar piso

La lectura de lo que podemos llamar ‘derechos fundamentales’ del inquilino, que a continuación se enumeran, puede provocar la sonrisa en quienes piensen que se trata de verdades de Perogrullo, sin embargo la asidua participación en La Comunidad, me ha demostrado que existen muchos inquilinos que no saben o no se atreven a exigir derechos que parecen tan obvios.

En resumidas cuentas: ¿qué puedes pedirle a tu casero?

1. Que te entregue un borrador del contrato antes de firmar.

No existen contratos de arrendamiento de vivienda oficiales, si siquiera estándar, lo normal es que, si los ha redactado un abogado, haya “barrido a favor” de quien se lo ha encargado, el casero.

También puede proceder de un “copia y pega” hecho por el casero. En cualquier caso conviene leerlo y entenderlo bien antes de firmarlo, puesto que una vez firmado no hay vuelta atrás.

2. Que suprima en el contrato clausulas contrarias a la Ley, abusivas u oscuras.

Aunque legalmente son nulas, es preferible que no aparezcan en contrato para evitar controversias, como ejemplo de este tipo de cláusulas cabe citar:

A.- Obligación de entregar la vivienda limpia y pintada al final del contrato.

B.- Obligación de asumir el inquilino todo tipo de reparaciones.

C.- Renuncia a la prórroga forzosa.

D.- Prohibición de cambiar la cerradura.

E.- Obligación de admitir la visita del casero o persona que lo represente para comprobar el estado en que se encuentra la vivienda.

F.- Obligación de cumplir un plazo de duración superior a seis meses.

G.- Pago anticipado de más de un mes de alquiler.

H.- Obligación de no declarar el alquiler a efectos fiscales.

3. Que te acredite la facultad para arrendar esa vivienda, sea como propietario, usufructuario o apoderado de éstos.

Ello implica que en el contrato debe quedar constancia de la persona y su dirección para las comunicaciones que tú, como inquilino, debas efectuar durante la vigencia del contrato.

certificado energético

4. Que te acredite la existencia del Certificado de Eficiencia Energética y la Cédula de Habitabilidad

La Cédula de Habitabilidad es un documento que se pide desde siempre y, desde el 1 de junio de 2013, los inmuebles que se vendan o alquilen por más de cuatro meses deben contar también con el Certificado de Eficiencia Energética. Debes pedir a tu casero que se adjunten ambos certificados en tu contrato de alquiler.

5. Que el contrato se firme simultáneamente por casero e inquilino.

En ocasiones, cuando interviene una inmobiliaria o API, hay una práctica viciosa que consiste en exigir al inquilino que firme el contrato y luego lo firmará el casero, el inquilino debe exigir que previamente se le permita examinar concienzudamente la vivienda, que la firma sea simultánea y que se le entregue su ejemplar de contrato en ese momento.

6. Que te acredite el depósito de la fianza legal en el Organismo Autónomo correspondiente.

Es importante que tengas una copia del depósito de la fianza en la oficina autonómica que corresponda en tu comunidad porque, con toda probabilidad, te lo pedirán si intentas desgravar lo que pagas de alquiler en tu declaración de la renta.

fianza alquiler

7. Que te entregue justificante del pago de los alquileres.

El casero puede exigir el pago en metálico del alquiler, en tal caso debe entregar al inquilino justificante de esos pagos, salvo casos excepcionales. Si el inquilino no exige esos recibos o justificantes se verá en problemas, si el casero ‘olvida’ que fueron pagados en metálico.

8. Que el final del contrato se documente correctamente.

Es conveniente para ambas partes, al finalizar el contrato la firma de un finiquito o recibo, la entrega de llaves sin más, deja al inquilino indefenso, puesto que el casero puede considerar que el contrato sigue vigente y devengando alquileres.

En el caso de que finalizado el contrato el casero se niegue a recibir las llaves el inquilino deberá tomar las medidas oportunas para acreditar esa negativa, testigos, Notario o conciliación judicial, lo que no debe hacer es marcharse sin entregarlas.

Fuente: ENALQUILER